jueves, 25 de diciembre de 2008

Felices Fiestas

Este año nos sorprendió la vuelta de la discusión profunda. Igual que Rep, a quien le robamos la ilustración (espero nos perdone) del Página de ayer. Felicidades para todos!

Crítica literaria (?): "El buen salvaje"

Cayó a mis manos este libro, de Diego Cabot y Francisco Olivera. Su título completo es "El buen salvaje, Guillermo Moreno - La política del garrote", de Sudamericana. Pensé que podía ser interesante. Los autores son los editores de la sección "Economía y negocios" de La Nación. Conseguí leerlo hasta la mitad. Lo que pintaba interesante resultó ser un panfleto más digno de haber sido escrito por De Angeli que por un diario fundado por un intelectual como lo fue Mitre (guste o no guste su visión política), o los de Vedia.
Lo que se anunciaba como el libro que dejaba en claro las relaciones del poder político con el económico, con inexplicables comentarios de de Vedia, Grondona (Mariano) y de Carrió, en la contratapa y en la solapa sobre el libro anterior de los autores ("Hablen con Julio"); termina siendo una colección de chusmeríos y de suposiciones de los autores. Esto, debidamente condimentado con adjetivos, lleva a armar cuasi verdades apocalípticas, muy del gusto de los caceroleros de teflón. Nada de un análisis un poquito profundo de las particularidades de la economía y los empresarios argentinos, y de su relación con el poder político. Los autores asumen (sin expresarlo), que la economía y las relaciones económicas son leyes sagradas y naturales, y que nada puede ser modificado. Un enfoque bien liberal, sin asumirlo en forma explícita. Si esto es lo pueden escribir dos periodistas que supuestamente saben de economía y política, que Marx nos salve! En la contratapa nos iluminan con el objetivo de los Kirchner: la hegemonía. Pecado, pecado!! un político que quiere ser hegemónico!!! Vade retro, Satán!. Lo único que los autores se animan a decir (no mucho), es que Moreno no es corrupto, y que jamás le pidió una coima a nadie.

Este pasquín que fue, en otras épocas, un gran diario de derechas, hoy resumido a una cacofonía de gorilas primitivos. Vamos a terminar, como los viejos, añorando otras épocas. En los ´50, Raúl Damonte Taborda publicó un libro muy divertidamente gorila (creo que no era ése el objetivo del autor), que se titulaba "A dónde va Perón - De Berlín a Wall Street". Un panfleto desenfrenado, violentamente antiperonista, pero escrito con mayor gracia (involuntaria, creo) que estos pequeños gorilas de ahora.

viernes, 5 de diciembre de 2008

Del Peronismo como una de las Bellas Artes


Jueves 4 de diciembre. En el auditorio del anexo de la Facultad de Bellas Artes se realiza el acto de entrega de diplomas a los nuevos Bachilleres. Toca la orquesta estudio del Bachi, el Bachillerato de Bellas Artes "Francisco de Santo". El mismo que no pudieron terminar Claudia Falcone, Francisco López Muntaner y muchos otros pibes desaparecidos por la dictadura. Los chicos están enfervorizados, contentos, nerviosos.
Hay discursos de autoridades y de docentes. Y se canta el Himno Nacional. Al respecto, he de señalar que amo cantar el himno. No con ese canturreo de boca entrecerrada que suelen practicar los padres en los actos escolares. Me gusta cantarlo bien, entonado, con volumen. Y si cabe, haciendo la V, al menos en el estribillo de cierre. Pero acá no lo voy a hacer porque en los actos escolares no cabe hacer la V, no cuando uno está parado del lado de "los adultos". Me acuerdo de aquella compañera que en los actos de la escuela Anexa (la primaria de la UNLP) a la que asistían sus hijos hacía la V ante la mirada azorada de los otros padres. Así que no hago la V, pero por supuesto que tengo ganas, y eso me da risa. Miro a mi hermana y a mi hermano (el orgulloso padre de la piba que termina la secundaria) y nos tentamos mientras cantamos. Contenidos. Porque no vamos a ser los adultos papeloneros que le opaquen la fiesta a Sofía, que está tan hermosa con su vestido y su contrabajo y sus dieciocho años. Así que terminamos de cantar el himno, aplaudimos, y mientras se apagan los aplausos se escucha un grupo de voces jóvenes, ahí donde los bachis esperan por su diploma:
"los muchachos peronistas
todos unidos triunfaremos
y como siempre daremos..."
- Los pibes son el futuro de la patria- dice mi hermana.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Universidad, de frente y de espaldas


La universidad que yo conozco tiene una particular relación con el Estado. Es habitual, cuando aparece algún intento por parte del Estado nacional de regular o al menos fijar algún criterio sobre la enseñanza, la investigación o la extensión, que se alcen voces quejosas desde los claustros o desde los espacios de gobierno. La autonomía se alza entonces como un escudo del que se abusa para fijar una línea divisoria, un "ellos" y un "nosotros".
Lo que nadie parece dispuesto a discutir es cómo se formó ese nosotros. La muerte de Raúl Laguzzi ayer en París, donde se había exiliado luego de que la triple A atentara contra su casa y asesinara a su bebé de seis meses, debería obligarnos a pensar en eso. Laguzzi, que fue rector de la UBA después de Puiggrós, era de los universitarios que creemos que nuestro espacio de trabajo carece de sentido si no es concebido como parte de un proyecto nacional. Por eso, el efecto devastador de la dictadura sobre la universidad pública argentina no se sintió sólo en la desaparición y el asesinato de muchos de sus alumnos, graduados, docentes y no docentes. También en los docentes cesanteados, que fueron expulsados de sus cátedras, talleres y laboratorios. Y en los que, con el aval de la intervención dictatorial, accedieron a un concurso y allí se quedaron, aún con la vuelta de la democracia. Durante la normalización, hubo unidades académicas que anularon esas designaciones y volvieron a abrir los concursos. Tengo el orgullo de pertenecer a una de las pocas que en la UNLP fue capaz de hacerlo. Pero aún recuerdo cuando, siendo consejera superior por el claustro estudiantil, recibí una carta de un ex docente de otra facultad, una de las del bosque. El hombre había sido cesanteado con el golpe del 76 y al reestablecerse el gobierno democrático había reclamado incesantemente la devolución de su cargo. Su reclamo nunca había sido atendido y la facultad había concursado el cargo, que como suele suceder había ganado el docente que llevaba años ocupándolo. El autor de la carta nunca recuperó el lugar que le arrebató la dictadura.
El próximo 10 de diciembre se cumplen 25 años de gobierno democrático. La universidad, sin embargo, aún parece más proclive a ver los defectos de un Estado imperfecto, pero que ha aportado bastante para sostenerla y hacerla crecer, que a revisar sus propias zonas oscuras.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Nature

Existe una revista internacional de ciencia que es la meca de cualquier científico "duro" o más o menos. Se trata de Nature, una publicación original de Inglaterra que es famosísima. Un artículo que consigamos publicar ahí nos pone en la lista de famosos y envidiados del barrio científico. La revista, además de artículos científicos, publica sobre cuestiones de política científica y anexos. Lógico, con una visión muy Primer Mundo, pero no por eso menos importante. De alguna manera es la opinión de la Primera A de la Física, Química, Matemática, Biología, Geología y Medicina (y áreas interdisciplinarias); guste o no guste.

Lo que quería contarles es que en su último número salió un artículo sobre la ciencia en Argentina y las políticas que se están impulsando (con fotito de la Compañera Presidenta y todo).

No pude traducir el artículo todavía, pero quien quiera saber algo del mismo puede leerlo en Crítica, que fue el único medio, por ahora, que dijo algo al respecto. El enlace, aquí:
Crítica


Para bajar el artículo en Nature (en inglés), cliqueen aquí y sigan las instrucciones. Está en formato .pdf

domingo, 23 de noviembre de 2008

Los Pobres

Escuchando toda la sarta de goriladas al respecto de la Villa 31, uno no puede dejar de recordar aquel monólogo maravillosamente feroz de Carlos Perciavalle, "Los Pobres" (hagan clic en el icono de abajo). La grabación es del año '71. La gorilada no aprendió a decir nada nuevo desde entonces? No se les mueve ni un pelito la conciencia? Serían al menos capaces de reírse de ellos mismos?
Disfruten.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Por Júpiter!


De las múltiples formas posibles de atravesar el crepúsculo de un domingo, ésta es una de las más placenteras. Requiere olvidarse del partido, de que uno tiene fiaca porque al otro día es lunes y desplazarse hasta el bosque platense. Una vez allí, dirigirse al Observatorio. La visita dura una hora y media y empieza con una breve charla en la biblioteca. Esto es interesante, y el edificio posee la belleza de todas las construcciones de la época de la fundación de La Plata, pero lo que de verdad nos importa está ahi afuera.
Afuera y arriba. Y muy, muy lejos.
Hay varios edificios con cúpula giratoria, lo que significa que albergan un telescopio. Todo me recuerda a aquella casa con cúpula que el jubilado Luna compraba en San Isidro. Pero esta noche Sherlock Time no ronda el parque arbolado. En el edificio más grande, subimos por una escalera angosta. Y ahí está, mil quinientos kilos y cuarenta y tres centímetros de diámetro. Una vía circular permite que la escalerilla donde se sienta el observador se desplace junto con el telescopio. La cúpula tiene una ventana alargada, un medio arco vertical que se mueve cuando la cúpula gira y permite apuntar el lente hacia el objeto en cuestión. Subimos de a uno. Al principio estoy algo decepcionada. Venus es una manchita luminosa, más grande y definida que a simple vista (se puede ver el efecto del sol en la forma) pero nada impactante. Por suerte la observación sigue y en mi segundo ascenso lo veo. Anaranjado, tormentoso, rayado. Dueño de sesenta lunas, aunque se distinguen cuatro: Ganímedes, Io, Europa y Calisto. No distingo la gran tormenta del medio, la mancha grande, pero no me importa. Sonrío como un chico en el circo y pienso:
-¡Por Júpiter!

sábado, 15 de noviembre de 2008

Combatiendo la fuga de cerebros

Siempre me pareció presuntuoso hablar de "cerebros" en fuga, pero para no inventar categorías nuevas, me quedo con el viejo nombre de "fuga de cerebros". Como todos Uds saben, esta fuga consiste en la emigración de personas con formación profesional calificada, en busca de horizontes mejores (mejor pagos, más reconocidos, menos peligrosos, más tranquilos, etc). Éste es un problema generalizado en casi todo el mundo (le pasa hasta a los países europeos primermundistas), pero es especialmente agudo en el Tercer Mundo. En Argentina tuvo también el "incentivo" de las diferentes dictaduras (acuérdense de la Noche de los Bastones Largos). Miles de científicos y técnicos altamente calificados emigraron. Así, nuestro país perdió recursos humanos muy valiosos, a los que costó mucho formar.
Néstor Carlos, al asumir la presidencia, mostró que había venido para hacer algo diferente. Particularmente, en un aspecto poco conocido: el área de Ciencia y Técnica. En sus viajes al exterior, Néstor y Cristina buscaron siempre contactarse con las comunidades locales de científicos y técnicos argentinos. Nuestro sector no es precisamente numeroso, ni tampoco uno que arrastre muchos votos. O sea, había un interés genuino que se plasmó en la práctica, en dos hechos como éstos:

*primero y principal, se creó el Ministerio de Ciencia y Técnica. Considerando el tamaño de nuestro país y su tradición en ciencias, hace rato que era necesario un Ministerio. La reacción en los diarios fue bastante pobrecita, salvo, claro, el Página.

*segundo, y principal, para ayudar a la repatriación de los científicos se puso en marcha un plan de incorporación de recursos humanos (léase científicos) muy completo. A cada científico que vuelve se le da un dinero para pagar la repatriación (hasta 45 lucas), un complemento salarial por 4 años (la Secretaría de Políticas Universitarias crea un cargo que luego se lo transfiere a la facultad adonde el investigador se incorpora), dinero para compra de equipos, dinero para un proyecto de investigación (cerca de 300 lucas); y complementariamente, hasta 300 lucas para arreglos de infraestructura. Un lindo paquete, para empezar con el pie derecho y tranquilo. Y sentir que el país valora a sus investigadores.

Todo esto, y con esta magnitud, que yo sepa o me acuerde, nunca antes pasó en nuestro país. Para la Ciencia y Técnica, esto es Argentina Año Verde...

Esto no me lo contaron, soy uno de los "cerebros" fugados, y ahora repatriado. Feliz de estar compartiendo la lucha con los compañeros, y orgulloso de Kirchner y Cristina.

jueves, 13 de noviembre de 2008

The way you look tonight

En una inspirada escena de "Kamchatka" (la mejor película de Marcelo Piñeyro), se escucha esta canción de Kern y Fields. Es el invierno de 1976 y la pareja de militantes que interpretan Ricardo Darín y Cecilia Roth ha dejado por un par de días la quinta en la que viven clandestinos para visitar a los padres de él. Se hace de noche en esa casa en el campo y la mujer camina hacia él, que la mira iluminado. Bailan, se abrazan, se nota que se aman. Para mí esa fue durante varios años una simple, bella, escena de amor.

Unos días atrás me compré (sí, me lo compré, no lo bajé del emule) el último CD de Ligia Piro, "Trece canciones de amor". Y como el arte es el mundo por segunda vez, descubrí "The way you look tonight". En la hermosa voz de Ligia, acompañada por Ricardo Lew en la guitarra, encontré otro significado para la escena. Él sabe que algún día va a estar terriblemente bajoneado y el mundo será frío, pero la imagen de su mujer en esa noche lo va a iluminar. Y entonces me acordé de aquel testimonio de Luis Salinas en "Cazadores de utopías", cuando se refería a la resistencia ante la tortura como una confrontación política y al mismo tiempo, un acto de amor hacia los compañeros. Tratar de evitar a toda costa que ellos pasen por el dolor que uno está pasando.

Al final de Kamchatka, la pareja desaparece.

Y acá está Ligia:

"Chicha"


Tuvimos oportunidad de ver el documental "Chicha", de Rosa Teichman y Guillermo Kancepolsky. Nos dejó muy conmovidos (lo viste, Antares?). Está estructurado en dos partes, una con el testimonio del hijo del ex-juez Ramos Padilla, Juan Martín, quien conoce a Chicha desde chiquito. Luego habla la misma Chicha Mariani, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo (Aclaramos esto porque tenemos lectores en el extranjero). El documental es muy simple. Me gustó mucho el juego visual, que apoya mucho al relato. Véanlo!

Y de paso, recordamos que este blog se suma a la búsqueda de la nieta de Chicha, Clara Anahí Mariani. En la imagen anexa, fotos y una carta para Clara, de su abuela Chicha. Si conocés a una chica de un poco más de 30, que sea adoptada o que pueda tener sospechas sobre su origen, que se ponga en contacto con las Abuelas: www.abuelas.org.ar

jueves, 30 de octubre de 2008

Polvazo de ladrillo

Me limitaré a reproducir lo que sigue, que me llegó por mail y que en un principio supuse una invención de los compañeros de "Un día peronista". Si llegara a ser cierto, me genera una duda trascendental frente a la Davis: ¿hay que alentar al Schiarettista Nalbandián o al compañero Rafa?

RAFAEL NADAL opinó sobre la situación política ARGENTINA, los KIRCHNER, y el PERONISMO
MADRID.-Luego de ser eliminado en semifinales del Masters Series de Madrid por el Francés Gilles Simon, el nº 1 del tenis mundial brindó una relajada conferencia de prensa ante medios Españoles y Latinoamericanos, entre ellos varios Argentinos. "Estoy ofuscado por no haber podido dar una alegría a la afición, pero de todos modos estoy conforme, porque he dado todo de mí en la pista", afirmó Nadal después de la derrota.
Cuando periodistas Argentinos le preguntaron sobre las chances de España ante Argentina en la final de la Davis, el mallorquín respondió: "Será una contienda de lo más brava. Será duro, pero iremos a por la Ensaladera. Pero más que de la Davis, me placería hablar con vosotros sobre la actualidad social y política de vuestro País".
Ante un auditorio que paralizado por la perplejidad, Nadal continuó: "Los Argentinos tenéis un Gobierno bien digno: Cuando los años pasen, valoraréis sus logros. Pero claro, sois Argentinos, os falta memoria". Ante el silencio de los periodistas todavía descolocados, el "Rafa" expuso nuevos conceptos: "La estatización de los fondos de pensión dispuesta por CRISTINA (sic) les da a por culo a mis banqueros compatriotas; pero qué va, si beneficia al Pueblo Argentino es una decisión bien tomada. Total, yo tengo tanta pasta que no hago aportes para la pensión, la deposito en un paraíso fiscal y hala, a otra cosa. Los que deberán estar preocupados son mis compatriotas que la han puesto en los fondos y que con la crisis financiera, serán follados; ZAPATERO no es CRISTINA" precisó el zurdo de Manacor tratando de contener la carcajada.
Nadal se refirió luego al conflicto de las retenciones al agro: "He seguido de cerca el embrollo con el campo. Es muy feo ver como unos Argentinos privan a otros de alimentos y desabastecen para que los pobres paguen a más altos precios los comestibles básicos. Una verdadera gilipollada. Dañaron a los más desposeídos, es inadmisible.", sostuvo el tenista Español meneando la cabeza con gesto grave.
"Aquí en España por mucho menos el tío éste ZAPATERO quitó a palos a los camioneros que obstruían los caminos" comparó Nadal haciendo gestos alusivos con los brazos."Vosotros, Argentinos, tenéis un Gobierno que no reprime la protesta social ¿Si eso no es Democracia, qué es?", se preguntó el astro de la raqueta, y agregó en voz baja. "En menudo follón se han metido los agrícolas (sic) cuando quisieron politizar el legítimo reclamo sectorial".
Ya más animados, algunos periodistas comenzaron a hacer preguntas. Sobre Cobos y el INDEC, Nadal fue categórico: "No me vengáis con chorradas como ésas; la agenda que armáis los medios, me la suda. Hablemos de la creación de empleo, la sindicalización, las jubilaciones: Esas cosas son las que influyen en la vida de los Pueblos".
Ganador de 2 de 4 títulos de Grand Slam en esta temporada, Rafael Nadal impresionó a los periodistas acreditados por su detallado conocimiento de la Política Argentina: "Lo que han promovido NÉSTOR y CRISTINA en materia de Ds Hs es invalorable. Justicia y Memoria son esenciales para la vida de un País. En ese sentido nos lleváis enorme ventaja. Aquí en España ni siquiera ha habido un puto debate sobre la Guerra Civil, ni tampoco se ha investigado que sucedió con los miles de desaparecidos y asesinados durante el Franquismo: La Sociedad mira para otro lado. Los pactos de La Moncloa srivieron para echar la mierda debajo de la moqueta, y aquí no ha acontecido nada," remató un incisivo Nadal.
"La Presidenta CRISTINA FERNÁNDEZ me parece una tía bien cojonuda, un excelente cuadro político; sólo a esos Argentinos a los que les place batir las ollas y sartenes por las callejas les puede gustar decirle golfa, zorra; que queréis, si son esos mismos cabrones que desprecian a los negros como yo, a sus propios compatriotas. Ellos sólo cuidan su pasta, los demás a joderse" afirmó el manacorí, acaso sin medir las posibles repercusiones de sus palabras. El rey del polvo de ladrillo es el más ganador del año, con 8 títulos. De cara a su llegada a la Argentina en noviembre, manifestó: "Si fuera Argentino, sería Peronista. Mientras quede un pobre en la Argentina, ser Peronista es una obligación, como dijo Evita". Tan audaz definición política hizo que un periodista le preguntase cómo conocía a Evita y al Peronismo.
Nadal sonrió arqueando su ceño, y dijo: "Pues hombre, que cómo no voy a saber quién coño es Evita. Mira, os contaré una historia, veréis que bonita es: Luego de la 2ª Guerra, mi agüelo (sic) era un chavalillo muy pobre, dormía en las calles, España era pura miseria. De pronto llegaron los cargamentos de trigo desde la Argentina, para que los Españoles pudiesen comer. Perón y Evita ayudaron al Pueblo Español hambriento, y cuando Evita vino aquí, mi agüelo fue uno de los tantos en esa multiutd que fue a verla. Mi agüelo me decía cuando yo era pequeño: "Gracias a Evita y Perón no nos morimos de hambre". ¿Cómo no voy a ser Peronista después de ello? Joder hombre, que éso no se olvida en la puta vida".

miércoles, 22 de octubre de 2008

Miradas al Sur, desde dónde?

No hubiera querido hacer esta entrada. Pero está sucediendo algo muy irritante. El diario Miradas al Sur comenzó a salir este año, para la época del conflicto con los ruralistas. Dirigido por Eduardo Anguita, y con plumas excelentes y reportajes a personajes de altura, pareció romper el cerco de los grandes medios, y de alguna manera hacer una yunta con el Página, mi doblete preferido junto a las facturas del domingo a la mañana.
Hétenos aqui, que ya en una edición anterior, pero particularmente en la del domingo pasado, aparecen unas notas muy extrañas, donde le tiran con lo que pueden al Juez Leopoldo Schiffrin. La nota, que está pésimamente escrita y bastante confusa, pretende que Schiffrin es una especie de monstruo del Poder Judicial. Para ello se colocan supuestos testimonios más parecidos a chimenteríos de cafetería que denuncias con fundamento. Resulta un poco raro en un periódico que nació para ser tribuna de gente del "palo", que aparezca esta nota (SIN FIRMA) tirando mierda desde los titulares contra el Juez que creó los Juicios por la Memoria, y que tiene una trayectoria inclaudicable en la defensa de los Derechos Humanos. De los poquísimos camaristas que llegó sin la venia de la Curia. Uno de los tipos más inteligentes e íntegros que ha limpiado con su paso esas cuevas de aves negras del Poder.
Tratando de saber un poco más, parece que esto es un ataque que viene desde otro de los camaristas, que viene Durando desde hace mucho sin sacarse la gorra de los "patas negras". Lo peor, parece que tiene banca de arriba, por razones bastante más subalternas que la defensa del Pueblo.
No tengo otros comentarios, sólo muchísima rabia, que no me deja festejar como se debe el fin de las AFJP.

Si Anguita leyera esto, me gustaría preguntarle si no le queda un poco de vergüenza, para no publicar nunca más una basura como esa nota.

Este Jueves en el Oesterheld

18:30 hs Proyección de "GELBARD- Historia secreta del último burgués nacional"
20 hs. Charla con Carlos Leyba (integrante del equipo de Gelbard en el Ministerio de Economía), Carlos Castro (director de la película) y José Sbatella (economista, director del IEFE).

Centro Cultural Oesterheld, 17 nro 1120 entre 55 y 56, La Plata.

lunes, 6 de octubre de 2008

Elecciones en Brasil

Para nosotros, los populistas de corazón, ver al pueblo votando nos emociona. Uno se acuerda de las tantas dictaduras que nos pasaron por encima, de tanto "dotor" justificando el voto calificado y hablando de Repúblicas sin Pueblo; entonces ese día donde el Pueblo es soberano, para nosotros es día de fiesta. Al terminar el horario de votación, a prender la tele para ir paladeando y orejeando los resultados, como una especie de "Fútbol de primera" político.
Ayer fueron las elecciones municipales en Brasil: casi 130 millones de electores, 4 partidos grandes (el PT, el PSDB, el PMDB y los DEM, antiguo PFL) y miríadas de partidos chicos y minúsculos.
El sistema político brasileño es bien diferente a los nuestros de Hispanoamérica. El partido más viejo es el PT, con poco más de 20 años de antigüedad. El voto es, en principio, nominal. Uno vota al candidato o por la lista completa. Primero entran los más votados, hasta un porcentaje repartidor. Luego la lista de electos se conforma con los más votados dentro de la lista. Una especie de voto nominal + ley de lemas.
El voto universal existe sólo desde la Constitución de 1988, lo que junto al ejercicio de la democracia ha ido haciendo que más y más candidatos vengan "del barro". Algunos de los candidatos llegan a presentarse como "Fulano de tal lugar", por ejemplo "Cida da Água", "Carlinhos da SANASA", "João da Féria" y así.
En el día de la elección veremos a gente de ambos sexos haciendo cola para las mismas mesas, muchos usando ropa con los colores partidarios, o calcomanías con la foto y el número del candidato. Hay veda electoral, pero esto se limita a las manifestaciones más elocuentes y no a la ropa o el auto de la persona. Muchos militantes se arriesgan a hacer "boca de urna", que consiste en "melonear" a los votantes en las colas de votación, hablándoles y dándoles el panfleto con la foto del candidato (se lo llama "santinho", como si fuera una estampita"). Suele haber centenas de detenidos por esta causa.
A la noche supimos que Marta Suplicy (PT) va a segundo turno en São Paulo; lo mismo que María do Rosário, también del PT, en Porto Alegre. Las dos ciudades ya fueron gobernadas por ese partido. También supimos que el candidato de los evangelistas en Rio, Marcelo Crivella, no entró al segundo turno, así como tampoco el nieto del "coronel" Antônio Carlos Magalhães, también con el mismo nombre, en Salvador de Bahia. Nos vamos a dormir felices.

viernes, 26 de septiembre de 2008

LHC o la Máquina de Dios

A pesar de ser tipos extraños, los científicos tienen sentido del humor. La "Máquina de Dios" se llama así por un viejo chiste de la comunidad de físicos "Y Dios dijo -sea el bosón de Higgs". El susodicho bosón, una partícula elemental, sería la última de las varias que existen, y que daría explicación a la masa, y por lo tanto, a todo lo existente. Por eso el chiste, por eso el nombre de esa máquina gigantesca. Su verdadero nombre es "Large Hadron Collider", y la sigla tiene un no se qué de una droga nueva (ya pensaron en que muchas drogas hoy en uso son productos de la química? Miren con otros ojos a los químicos: ellos inventaron el éxtasis, la cocaína, el LSD, las anfetaminas y etc).

El fierro costó unos buenos euros (unos 5 mil millones), un lujo que sólo un grupo de países ricos se puede dar. No tanto pensando en que el tal de bosón de Higgs valga lo que cuesta, sino por los innumerables desarrollos tecnológicos asociados al aparato; desde nuevos materiales hasta el tratamiento de las carradas de datos que el aparato generará (sabían que fue allí donde se inventó el sistema WorldWideWeb, o sea, Internet como la conocemos?). Sin contar con el gasto en obra pública, que es muy importante.

jueves, 25 de septiembre de 2008

"En cambio, en el Brasil de Lula..."

Imaginamos que ya deben haber escuchado la frase unas mil veces, poniendo a nuestro vecino y compañero como ejemplo de una izquierda que "entendió" y se porta bien: no pone nervioso al "mercado", no le saca dinero del bolsillo a los "del campo". Qué bueno es poder hablar de lo que otros no saben. Poder mentir a gusto. Mostrar que nuestra Argentina es el país donde la locura reina. Donde la riqueza es perseguida.

Por entregas voy a escribir sobre cómo es el Brasil de Lula, con la óptica de quien vivió de cerca la llegada a la presidencia del primer laburante en la historia de ese país.

Brasil es uno de los países más poblados de la Tierra: 190 millones de habitantes. Es un país donde la tasa de analfabetismo es muy alta, la expectativa de vida todavía baja (particularmente la masculina, por razones que comentaré luego), donde hasta hace poco, la clase D era la predominante. Los medios del Poder en Argentina dicen que "Lula hizo que los pobres pasen a ser clase media baja", palabras más o menos. Lo que es cierto es que la clase C pasó a ser mayoritaria, porque unos 4 millones de personas dejaron de ser muy pobres. La pobreza en Brasil se mide de manera diferente que en Argentina, por lo tanto, el concepto de "pobre" y "clase media" no son directamente comparables. Aquí serían considerados todavía "pobres". Pero eso no es lo importante. Lo que los medios aquí se "olvidan" de contar es que los programas de asistencia social directa (Bolsa Família y Bolsa Escola) alcanzan a 11 millones de personas (leyeron bien: ONCE). Al mismo tiempo, el Impuesto a los Ingresos Brutos es del 27 % para asalariados de nivel medio, y del 36 % para los de ingresos superiores (tipo un profesor universitario o un gerente). La gran prensa brasileña acostumbra decir de todo del compañero Lula. Suelen ensañarse con esas dos cuestiones: planes sociales para los pobres e impuestos para los de clase alta; que con eso arrían a los pobres para que los voten, que les sacan demasiado a "los que trabajan"... les suena conocido? A Lula se lo critica por lo mismo, y de la misma manera que a los Kirchner. Es el mismo discurso gorila, escrito en portugués.

En un rincón de Alcántara, un pueblito en la región costera de Maranhão, una mujer nos contó que recibía R$ 90 por mes del gobierno. Para nosotros serían $90, lo que uno se puede gastar en una buena camisa o pagando una cena. En esos lugares, 90 reales es mucha plata, y eso les permite a ese pueblo una vida un poco mejor. Muy modesta, pero que les da una pequeña seguridad mensual. Un barquero en Manaus contaba que los pobladores de la costa (ribeirinhos) ahora tenían luz eléctrica porque Lula había mandado conectar la energía para todos. No son medidas espectaculares, pero habla claro de la sensibilidad y visión de un Presidente que fue pobre, que pasó hambre, y que no se olvida.

Hace tiempos, el todavía presidente Fernando Henrique Cardoso decía que su comida preferida era la "buchada de boi", un plato popular del Nordeste brasileño. No parecía muy creíble. Al final, FHC, como es conocido, siempre mostró ser un tipo muy refinado. Un intelectual representativo de su clase. En cambio, Lula apareció alguna vez, ya presidente, sudado, enfundado en un jogging demasiado apretado, comiendo asado con un grupo de gente. Un verdadero presidente Nac&Pop. No hace creer que es popular. Lula es uno de ellos, es Pueblo.

domingo, 14 de septiembre de 2008

No fui a Bolivia...

...pero le pregunté a mi verdulera qué opinaba de Evo. La señora me miró, tratando de identificar por qué le estaba haciendo esa pregunta, me imagino que poco frecuente en este barrio de gorilas caceroleros. Cuando vio por dónde venía mi pregunta se fue soltando y me contó que en su tierra natal el "Presidente" le iba a dar a los viejitos una jubilación, y que había dispuesto que los mayores de 60 y menores de 15 años no pagaran para su atención en los hospitales, que no era como acá, su país desde hace 20 años. Y que "esos políticos" (los cívicos) eran unos egoístas que no pensaban en los ancianos. Simple, claro como el agua, como la propaganda del MAS (de allá). Uno se queda pensando en que hubo una Revolución así en Argentina, hace muchas décadas. Y un Perón y una Eva que viven en la memoria colectiva por cosas así. Sin dudas, Evo pasará a la Historia de su pueblo.

Una pequeña recomendación: lean "Jefazo", de Martín Sivak. Si lo consiguen, también "El asesinato de Juan José Torres", del mismo autor (Ediciones del Pensamiento Nacional-Colihue, 1998). Imprescindibles para entender un poquito más.

El mundo queda tan cerca

En una tira de Mafalda, Susanita leía los títulos del diario: aludían a la guerra de Vietnam, a enfrentamientos en África, a cruces entre la URSS y EEUU en las Naciones Unidas. Entonces Susanita dejaba caer el diario al piso, se desperezaba sobre su sillita y decía "Por suerte, el mundo queda tan, tan lejos".

“Si no actuamos ahora, dentro de treinta años podemos estar viendo documentales como los que vemos ahora sobre la caída de Salvador Allende”. Esas, dice el diario, han sido las palabras de Cristina Kirchner a su par chilena para convencerla de la necesidad de reunir a la UNASUR para respaldar al gobierno de Evo Morales. En los últimos años, hemos tenido el privilegio histórico de asistir a la conformación de un bloque regional sin antecedentes en Sudamérica. A su manera, cada uno de los líderes de este bloque tienen algo que los diferencia profundamente de sus antecesores: los gobiernos de Evo y Chávez representan la entrada en el Estado de sectores que nunca habían tenido acceso a él, Lugo y Correa sostienen ideas y modos de hacer política inéditos en sus países, los Kirchner han sabido reconfigurar la escena política después del ciclo de desguace del Estado comenzado por la dictadura del 76 y estallado en el 2001, y Lula simboliza una serie de cosas imposíbles de sintetizar en una frase. "Para los pobres en Brasil, si no es Lula no es nadie" me dice Vincent Vega, que conoce el paño.

Pero por muchos años, esto no fue así. Los intereses regionales se reducían a cuestiones bilaterales. Para la militancia, existía Cuba. América del Sur era algo intermitente, que aparecía en la discusión política cuando pasaba algo particularmente dramático. Las declaraciones de la militancia respecto de los sucesos en el exterior solían ser cosa de los troscos, y siempre con ese particular internacionalismo que los lleva a sentirse más identificados con un obrero francés o un estudiante de Praga que con un laburante latinoamericano. Hasta que apareció Chávez, de quien sabíamos muy poco al principio. Los medios de comunicación lo presentaban como un émulo de los carapintadas argentinos. Medida por medida, Chávez empezó a sorprendernos. Lula era candidato a presidente, una y otra vez, y perdía con neoliberales como Collor de Mello o con ilustres académicos integrados al establishment como Fernando Henrique Cardoso. En Ecuador había personajes como Bucaram y en Bolivia Estados Unidos elegía los integrantes del gabinete. Después del 2001, cuando el mundo tal como lo conocíamos dejó de existir, la región empezó a tomar un color político similar. En diciembre del año pasado, aún sin Lugo, escuché los discursos de los presidentes que habían venido afirmar el acta de fundación del Banco de Sur. Las intervenciones daban cuenta de que esta vez, los líderes están a la altura de lo que representan. Y aunque "el capitalismo foráneo y sus sirvientes oligárquicos" intenten hacernos caer pieza por pieza, esta vez podemos responder desde el todo. Sudamérica se recupera desde la totalidad, y eso hace que, por suerte, el mundo quede tan, tan cerca.


domingo, 31 de agosto de 2008

Lago en el cielo





No encuentro dónde sentarme. La lancha que nos va a cruzar a la otra orilla está llena. Mis compañeras se acomodan en el piso. Pero yo quiero ver hacia afuera. Son las ocho de la noche y sólo distinguimos algo por las luces del embarcadero.


¿Quieres sentarte?


Cerca del motor queda un espacio. El chico me hace lugar. Me pregunta si soy argentina, asiento y él responde satisfecho: lo suponía. Es suizo, pero habla bien español, con una mezcla de acentos que resultan en una tonada caribeña. Mientras el suizo me cuenta de su vida, contemplo la noche estrellada sobre el Titicaca. Estamos navegando el lago más alto del mundo, a 3800 metros sobre el nivel del mar. El micro que nos lleva de Copacabana a La Paz cruza en otra lancha, porque en ese tramo no se puede ir por carretera. Busco la Cruz del Sur y Alfa y Beta Centaurii, que son las estrellas que miro todas las noches desde mi ventana. Las encuentro, y entonces me doy cuenta de cuánto ha cambiado mi perspectiva de allá a acá. Las sensaciones, las ideas y las imágenes de la gente que he visto se mezclan en mi cabeza. Tal vez sea la ansiedad de la víspera: mañana es domingo y se hace por fin el referéndum, el evento que nos ha decidido a a hacer este viaje. Hoy en Copacabana nos encontramos con una nena de nueve o diez años repartiendo volantes por el sí a Evo. Jessica es su nombre y cuando le pido uno me lo entrega y proclama: "¡Si no es Evo no es nadie, por el bono Juancito Pinto!". El bono Juancito Pinto es una ayuda escolar de 200 bolivianos para los chicos que cursan de 1ro a 5to grado, y fue creado con fondos provenientes de la nacionalización de hidrocarburos. Jessica como Iblis, que ahora va a poder tener una pensión, y como tantos otros bolivianos que conocimos en este viaje, está experimentando por primera vez algo que hasta ahora desconocía: la justicia social. Eso que nos resulta tan díficil de hacer entender a los socialdemócratas europeos, a los que todavía sostienen que Perón era un demagogo, a los que hablan con desprecio de los nuevos gobiernos populistas de América Latina. La justicia social lleva al pueblo a un lugar nuevo y nos deja con esa sensación indescriptible de sentir algo que nunca habíamos sentido, y que está tan lejos de la dádiva como de cualquier otra acción que subestime al que la recibe. Toda esta gente sabe lo que defiende y por qué lo defiende, y lo más importante es que sabe que tiene que defenderlo. Por eso pintan paredes, reparten volantes, organizan a los demás para que no se equivoquen al llenar la papeleta del voto y fiscalizan y lo dicen en alta voz: si no es Evo no es nadie. Porque, como decía un afiche que vi en el vidrio trasero de un taxi:

martes, 26 de agosto de 2008

Viaje al centro de la Tierra


Arriba es abajo. A 4300 metros sobre el nivel del mar están las minas del Cerro Rico. Para los turistas que recorremos la mina como parte de las atracciones turísticas de Potosí, eso es estar arriba. Nos ponemos el pantalón de minero, las botas de minero y el casco de minero, con su batería y su lucecita adelante. Pero no somos mineros. Aunque por un par de horas nos agachemos para caminar (los techos son bajos) y respiremos el mismo aire polvoriento, aunque miremos desconfiados las vetas de materia tóxica que asoman en las profundidades, aunque pasemos de los 0 grados centígrados de la puerta a los 40 que nos aplastan a 250 metros de profundidad. Soportamos eso porque sabemos que se va a terminar un rato. Que pronto vamos a emerger de este socavón y nos sacaremos fotos sonriendo felices, respirando aliviadas como si bajáramos del Apolo 13.

El chico de la foto, en cambio, se va a quedar abajo. Se va a quedar con sus quince años empujando un carro con escombros o manejando las herramientas de aire comprimido con las que excavan. Cada tanto le va a dar algo de coca o cigarros o cerveza al tío de la mina, esa representación mezcla de diablo con español, para que lo deje trabajar tranquilo y no se lo lleve en un derrumbe o una silicosis. Y cuando pase un grupo de turistas como nosotras, creídas de que somos Indiana Jones porque nos arrastramos una veintena de metros por algún pasadizo estrecho, les va a sonreír amable y les va a preguntar si tienen coca o refresco para convidarle.

Antes de entrar en la mina se me dio por canturrear una canción que se escuchaba en casa cuando era chica.

Los señores de la mina

se han comprado una romana

para pesar el dinero

que toditas las semanas

le roban al pobre obrero.


En Cerro Rico ya no hay grandes empresas sino emprendimientos que llaman cooperativas. En realidad se trata de sociedades en las que una o dos personas registran la veta e incorporan trabajadores asociados y contratados. Nuestra guía nos cuenta de las dificultades del gobierno para intervenir en las condiciones de trabajo. Nuestra guía se llama Iblis y, lo descubriremos acá adentro, es Evista. Nos dice que este gobierno no es corrupto, que ayuda a la gente pobre, que invierte en educación y en carreteras, que ahora todos pueden tener una pensión. Los de Santa Cruz y las provincias ricas no quieren porque dicen que es gente que no trabajó nunca. "Pero yo trabajé toda mi vida en empresas privadas que cuando me tenían que dar un seguro me echaban. Trabajaba dos, tres años y después me echaban para no aportarme a la pensión. Ellos, los del Oriente, son racistas. No quieren ver una chola, una mujer con la pollera y el sombrero. Indios nos llaman. No quieren al indio".

Arriba es abajo. Mientras nos alejamos de la mina suena en mi cabeza el resto de la canción.

Cuando querrá el Dios del cielo

que la tortilla se vuelva.

Que la tortilla se vuelva

que los pobres coman pan

y los ricos mierda, mierda.

sábado, 23 de agosto de 2008

El chico de la tapa

Este pibe no sabe nada. Cuando recién ingresaba a la facultad, fui a una charla organizada por unos compañeros de Derecho. Elías Neuman dijo aquella vez que los que suelen caer presos son los que portan cara, es decir los que no saben afanar. Porque los que saben muy rara vez caen. Y este no sabe. Supo usar el factor sorpresa, porque yo iba en babia escuhando música y no esperaba que me acorralaran a veinte metros de la Gobernación de la Provincia de Buenos Aires. Pero nada más que eso. Y ni siquiera me sale tener miedo cuando me dice que le de todo porque me va a llenar la cabeza de tiros. No es porque yo sea valiente, es porque se le nota que no sabe. Si supiera tendría un bufo en la mano, no me hablaría de él. Si supiera no me creería cuando le digo que todo lo que tengo es ese evidente mp3 (oxidado y medio roto), me manotearía la mochila que sujeto bajo el brazo, me revisaría los bolsillos. Si supiera, se daría cuenta de que le miento con esa frase que repito una y otra vez: "No tengo nada, no tengo nada más que eso". Pero el pibe no sabe y está perdido. Los ojos se le van, los nervios son más fuertes. Su compañero (son dos) lo mira expectante y repite cada tanto algo de lo que dice el otro: Sí, vas a ver, te vamoamatar. El pibe me sigue amenazando, pero no se anima a más. Entonces me pide plata para un sandwich. No entiendo. Me está asaltando y me pide para un sandwich. Porque no sabe. Porque es vulnerable, mucho más que yo. Tanto que al final se cansa de discutir y me dice que camine para el otro lado, que no quiere verme más. Ellos se van con un mp3 que no van a poder venderle a nadie. Ojalá les guste The Smiths.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Chuquisaca, donde están los libros

Estábamos recorriendo las instalaciones de la Universidad San Francisco Xavier (una de las más antiguas de América Latina) y evocando la imagen de Mariano Moreno y Bernardo de Monteagudo, egresados de ella, cuando vimos una puerta con un cartel que decía "Estudiantes extranjeros". Detrás de la puerta había una habitación que parecía un centro de estudiantes. No encontramos a nadie que pudiera explicarnos este afiche:





Así que no sabíamos si era en serio.

Pero al revisar los diarios de Bolivia he encontrado que sí:



Lo que no pude averigüar es qué significa "biónico" en este caso.

martes, 19 de agosto de 2008

Gato blanco, gato negro


Mario Virreira tiene una guirnalda de flores colgada del cuello. Habla del neoliberalismo, de cuánto mal les ha hecho a los bolivianos. Mario no está solo: para nada. El escenario desde el que el prefecto de Potosí cierra la campaña del MAS para el referéndum está lleno. Lleno de militantes, de representantes del gobierno y de mariachis que aguardan con sus sombreros mexicanos y sus instrumentos musicales a que se acaben los discursos y empiece el baile. Antes de Mario hablaron sindicalistas y habló el delegado del gobierno nacional. Ellos también mencionaron al neoliberalismo. Del capitalismo foráneo al neoliberalismo y de Eva a Evo, los populismos latinoamericanos siempre tuvieron claridad para identificar al enemigo. Abajo del escenario también hay gente. Mineros, laburantes. Los obreros de Morón. "Evo sí, Mario sí" gritan. Se largó la música. Mariachis de Potosí dicen que son. Canta una morocha de jeans ajustados. Canciones de amores varios: correspondidos, contrariados, siempre pasionales. Hay una de una mujer que le recrimina al que la dejó embarazada por no hacerse cargo del hijo y no darle ni el apellido. Entre tema y tema la morocha arenga al público: "¡Yo soy evista! ¡Porque Evo nos devolvió la dignidad! ¡Si no es Evo no es nadie! ¿Quien va a ser sino: el Tuto, o alguno de esos corruptos que ya conocemos? ¡Somos indígenas y estamos orgullosos!".

En Sucre también están orgullosos, pero no de ser indígenas. El día que llegamos nos topamos con un acto opositor en la plaza principal. Habla el de la regional de la COB y el secretario del gremio de maestros. Reclaman la ida de "el carnicero". La zona céntrica de Sucre está llena de afiches y calcomanías anti-Evo. En las vitrinas de los negocios, en los vidrios traseros de las 4x4 (sí, acá también están con el campo). Cenamos en una casa de comidas pequeña, un emprendimiento de una vecina que puso dos mesas en el garage de su casa. "Es muy terco este presidente, está dividiendo al país". Creo haber oído eso en Argentina. En el hostel miramos TV en la sala común. Dejamos un canal donde hay un documental sobre los ponchos rojos. Nos damos cuenta de que es el único canal del gobierno. Una de las administradoras del hostel le pregunta por nosotras al recepcionista. Alcanzamos a oír: "...creo que son comunistas".
Al día siguiente, 6 de agosto, es la fiesta patria. Desfilan los militares, desfilan los funcionarios, desfilan los curas (creo que son obispos o algo así, soy una analfabeta de las jerarquías eclesiásticas). Desfila Savina Cuellar, prefecta opositora. Después va a subir al balcón de la Casa de la Libertad a presenciar el resto del desfile. Como Mario, Savina tampoco está sola. Pero los que la acompañan son otros . Funcionarios de riguroso traje, jefes militares, obispos. Todos exponentes de la ciudadanía y la civilización occidental y cristiana. Luego del desfile, los ciudadanos opositores autoconvocados bloquean las esquinas del centro. No entiendo a quién bloquean. Acá los partidarios de Evo están en la periferia de la ciudad, así que no creo que la medida los afecte mucho. Un hombre se baja de una camioneta. Dice que el está en contra del gobierno pero que quiere pasar. No hay caso. Las señoras ciudadanas, que a diferencia de las cholas calzan tacos aguja y portan paraguas para que el sol no les oscurezca la tez, no se mueven. Cantan "Estamos en la calle por culpa del gobierno" y "Que lindo que ha de ser, el Evo revocado y el pueblo en el poder". Porque pasa en Venezuela, pasa en Argentina y pasa en Bolivia. Ellos creen que son el pueblo. Que lo otro es masa amorfa, aluvión zoológico, escoria sin derecho a reclamar su lugar.
Definitivamente, esto de que la minoría obligue a la mayoría a sentirse minoría se tiene que acabar.

sábado, 16 de agosto de 2008

Los ilustres

- Te lustro.
- No, gracias.
- Dale, te lustro.
- No, esto es goma y gamuza. No se lustra.
- Igual se lustra.
- Que no.
- ¿Eres argentina?
- Sí.
- Cristina Fernández de Kirchner la presidenta. Muy buena.
- Sí.
- Es muy linda Cristina. Me voy a casar con ella y va a ser mi esposa.
- Qué bien.
- ¿A ti te gusta Evo?
- Sí.
- ¿Y por qué no te casas con él?

(En la plaza principal de Sucre, el 6 de agosto)

jueves, 14 de agosto de 2008

Bajo el balcón


En el principio es el sonido. Una ovación que parte de miles de personas que aguardan desde hace horas en Plaza Murillo y que me confirma que es verdad, que ese hombre que acaba de entrar en el visor de mi cámara es Juan Evo Morales Ayma. Los nervios me pueden y no sé donde mirar, si al balcón del Quemado- apenas un par de metros encima de mi cabeza- o a la pantallita de LCD. Finalmente logro componerme y equilibrar el control de lo que estoy filmando con la percepción de lo que pasa por fuera del recuadro. Son las nueve de la noche del domingo 10 de agosto y el pueblo festeja. En La Paz, Evo ha sido ratificado con más del 80 por ciento de los votos y eso se nota en el entusiasmo de la gente, que empezó a acercarse a la plaza a las cuatro de la tarde. A Evo lo acompañan en el balcón sus Ministros y su Vicepresidente Alvaro García Linera, caballero de fina estampa. Abajo, alrededor mío, hay viejos y jóvenes, madres con chicos en los hombros, todos vivando a Evo.
"Es un día peronista", dijo una de mis compañeras esta mañana al ver el cielo azul despejado y el sol brillante. Nuestro posadero es fiscal por el MAS en la escuela que queda a la vuelta, así que pasamos a verlo. Todo está tranquilo y la escuela podría ser una de Argentina en cualquier domingo de elecciones. El hombre que nos vende el diario tiene un prendedor de Evo sobre la mesa, grande y redondo. ¿Quién quiere que gane? le pregunto como si hiciera falta. "Evo, claro". Recorremos otras escuelas. Hablamos con un policía, que nos permite sacar fotos y nos dice que los festejos serán en Plaza Murillo. No le preguntamos a quién vota, aunque creo que no hace falta.
Detrás de la iglesia de San Francisco, los chicos aprovechan la calma dominguera para tirarse en patineta por las calles en pendiente. Delante de la misma iglesia se juega un partido de fútbol.
Frente a la Plaza Alonso de Mendoza encontramos una sede del MAS. Nos presentamos a los militantes que han quedado a cargo (la mayoría está fiscalizando en las escuelas) y conversamos sobre la situación en América Latina. Genaro nos dice que hoy festejamos. Así que volvemos a Plaza Murillo y pasamos el tiempo tomando mate en la vereda, frente al Quemado. Un hombre se acerca con el cajón de lustrar zapatos, aunque no nos ofrece sus servicios, tal vez porque calzamos zapatillas. Nos pregunta si somos argentinas, le contamos que vinimos por el referéndum porque apoyamos a Evo. El hombre se pone contento. Nos estrecha la mano y se va.
Mientras cae la tarde, la calle se llena de periodistas. Al costado del palacio arman un escenario. Cantan unas nenas, que tocan música tradicional, y sigue un cantante "que nos va a tocar una de esas canciones de protesta" dice el presentador. El cantante tiene pelo largo y toca una especie de chacarera, que en el estribillo repite: "Evo se queda, Evo se queda". Por un segundo me recuerda a Bombita Rodríguez.
En el balcón hay movimiento. Asoma un empleado morocho. Una turista con marcado acento extranjero me pregunta si ese es Evo Morales. El empleado morocho y otros más despliegan una bandera boliviana sobre el balcón, pero enseguida la pliegan. La gente chifla. Temen que eso signifique que Evo no habla. A los pocos minutos, aparecen los empleados con una bandera más grande. Ahora sí cubre todo el balcón.
Después sí, vendrán los ministros, y Alvaro y Evo. Evo va a hablar de la profundización del cambio, de la democracia, de la nacionalización de otros recursos naturales, de la revolución y de la dignidad. Y la gente aplaude, grita socialismo y mano dura, y así se habla, y Evo se respeta carajo.
El discurso es breve. Cuando termina cruzamos Plaza Murillo buscando una cerveza que no vamos a encontrar, porque hay veda de alcohol hasta las 12 de la noche. Nos alejamos con una sensación extraña, mezcla de euforia e irrealidad. Esa noche voy a soñar que nos encontramos a Evo en uno de esos no-lugares que hay en los sueños, que lo felicitamos y que el sonríe tranquilo y sólo dice Gracias.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Evo Sí

No estamos en las mejores condiciones para postear, ya que sumamos falta de tiempo, conexiones a internet copadas por turistas europeos que pasan más tiempo en Skype que sacando fotos y una inoportunísma gripe que deja mis neuronas por allá abajo. Algunas cosas que nos han sucedido las postearemos con detalles a la vuelta, pero queremos mencionar que en estos días nos hemos encontrado con afines y opositores a Evo, con discursos a favor del gobierno en lugares insólitos como un recoveco de una mina de Potosí (esto es a 4300 mts de altura y 300 metros de profundidad), con el cierre de campaña de la prefectura de Potosí, tan parecido a un acto peronista barrial, con el acto de la oposición en Sucre (con un componente social bastante distinto del acto anterior), con un policía de narcóticos, estudiantes universitarios y nenes de la calle que son evistas y con una señora funcionaria a la que le preguntamos en la puerta de la Casa de la Libertad en Sucre si ahí se hacía el acto al que venía García Linera y que nos dijo que "por suerte no viene", a lo que repusimos "lástima porque nos hubiera gustado mucho verlo". Además, montones de pintadas en los rincones más aislados de la ruta con distintas consignas del MAS y siempre, EVO SI.
Ahora vamos a La Paz.

lunes, 28 de julio de 2008

El diario de Bolivia



Suelo llorar en el cine. Adentro de la sala oscura, y por extensión frente a la pantalla del televisor, derramo lágrimas desenfrenadamente. Aclaro que mi llanto nunca es discreto. Nunca supe llorar sin despeinarme. Lo mío es un acto que compromete todo mi cuerpo. Lloro con espasmos, con la cara contraída, con aluviones de mocos. Indefectiblemente termino con la cara enrojecida y los ojos hinchados como si me hubiera picado un mosquito en cada párpado. Mis llantos son heterodoxos. El primero fue el día en que mi mamá me llevó a ver ET. Con el correr de los años, las temáticas y géneros que desataban el torrente de lágrimas se diversificaron hasta niveles insólitos.
El más extraño de mis sucesos lacrimógenos empezó una noche en la sala a la que había ido a ver "Diarios de Motocicleta". Digo que empezó porque se repite cada vez que vuelvo a ver la película. Esta es una primera circunstancia que llama la atención cuando la cuento: nadie llora con "Diarios de Motocicleta". Se puede llorar con las fotos de el Che yaciendo como un Cristo en la escuela de La Higuera, podemos conmovernos con la filmación de Fidel Castro leyendo la carta de despedida ("otras tierras del mundo reclaman el concurso de mis modestos esfuerzos") o con las estrofas del "Hasta siempre", pero no con Gael García Bernal andando en moto.
Sin embargo, no es esta imagen de Ernesto antes de ser el Che lo que origina tamaño transtorno lacrimógeno. Hay, sobre el final de la película, una serie de planos de personas que ha conocido Ernesto en su camino: peones rurales argentinos, mineros comunistas chilenos, campesinos collas peruanos. Todos anónimos, todos pobres, todas imágenes que pertenecen a un film de ficción que transcurre en 1952. Pero al verlos, sabemos que esas imágenes podrían ser del presente. Esos rostros sintetizan una América Latina que estuvo muchos años en las sombras. A esos rostros, en Bolivia, volvió Guevara a fines del 66. Esos rostros son los que hoy se reivindican como sujeto político en América Latina y que intentan avanzar hacia un nuevo estado de las cosas. Esos rostros que hoy dan su pelea en Bolivia de la mano de Evo Morales serán el objeto de nuestros próximos posts, porque . y yo nos vamos para esos lares hasta el referéndum del 10 de agosto.

La foto de este post está tomada de www.albertomontero.com

lunes, 21 de julio de 2008

La Lucía


A los doce años, el arte empieza a funcionar como referencia de uno mismo. Antes que la obra en sí, le prestamos atención a un párrafo de una novela, a un diálogo de una película o a una canción en la medida en que creemos nos dice algo sobre nosotros. Tal vez esta sea la diferencia fundamental entre la forma de acercarse al arte de un chico y la de un adulto: los arquetipos pierden estabilidad. Están ahí, en las obras, pero ya no estamos seguros de cuál es el bueno y cuál es el malo.
A los doce años, estaba sentada en el comedor en el que mis padres miraban "El Romance del Aniceto y la Francisca" (por la época, calculo que debía ser un sábado en "Función Privada"), cuando vi cómo el Aniceto miraba por primera vez a la Lucía. Y en esa mirada vi por primera vez a María Vaner. María Vaner era la Lucía, la morocha con la que el Aniceto engaña a la Francisca y por la que empieza a hacer estupideces que la Lucía no le pidió, como comprarle un anillo con las ganancias que le da el gallo de riña. Cuando la Francisca lo deja y el Aniceto va a buscar a la Lucía, ella lo rechaza. A diferencia de la Francisca, que tiene esa expresión de los que sufren en silencio, la Lucía es soberbia. La Lucía está cuando quiere con el que quiere y no le debe explicaciones a ningún hombre. Es posible que la Lucía sufra en silencio, pero ninguno de nosotros va a estar ahí para verla llorar. En pocas frases, con pocos gestos, María Vaner me regaló aquella noche una revelación: los grandes relatos se construyen con mujeres como esa.
En memoria de María Vaner, que murió esta tarde.

sábado, 19 de julio de 2008

La más maravillosa música



En estos días de bajón, es bueno recordar que suena mejor un bombo que mil cacerolas.

Ellos, que fueron el 16 por la noche a Plaza Congreso a apoyar el proyecto del gobierno, lo saben.

Más poesía contra los horribles

Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.

"El juego en que andamos", Juan Gelman.

jueves, 17 de julio de 2008

Hoy poesía

por mi manera.
por mi ser: la justicia más allá.
casi siempre:
más cerca de.
más: de los trabajadores
por mi manera:
más allá de camino. de mitad.
la justicia más: una reparación:
a los trabajadores.
más cerca
un desagravio a los. mas allá
no
el equilibrio. no en ese punto:
por mi manera.
[casi siempre
no lo niego. más.
soy: no lo niego
estoy: no lo niego
soy.
sí: más cerca.
sí: más que nadie explote a nadie.
sí: que nadie a nadie.
sí: la clase obrera.
sí: sectaria sí.

Leónidas Lamborghini.
"Eva Perón en la hoguera"
Porque nuestra causa es linda y justa como Eva.

miércoles, 16 de julio de 2008

Eva tomando el sol

Ayer, en Avenida Entre Rios, rumbo a Plaza Congreso.

lunes, 14 de julio de 2008

La conquista del espacio


En Argentina, la lucha política está ligada a la ocupación del espacio público. Desde las imágenes de 1810, tan caras a los actos escolares (¿alguien tuvo algún acto del 25 de mayo que no reconstruyera la calle y los personajes tradicionales esperando lo que se resolvía adentro del Cabildo?), hasta la pirámide de Mayo marcada por la ronda de las Madres, lo político se define a través de lo simbólico. La construcción de imágenes, de identidades visuales y sonoras, permite el reconocimiento de grupos que expresan ideas, sentimientos, objetivos. “En mi casa el antiperonismo era total. Y yo así lo asumía. Pero al mismo tiempo tenía una gran curiosidad por aquella gente que manifestaba por la calle con sus bombos. Por eso, para mí la música argentina no es el tango ni el folcklore sino lo que se toca con el bombo. Recuerdo una manifestación que hicieron cuando Perón rompió con la Iglesia. Llevaban muñecos representando curas ahorcados. ¡Otra que un happening! Por eso, cuando me preguntan cuál es el pintor que más influyó en mí digo: Perón”, dice Luis Felipe Noé.
Hay un aspecto reivindicativo en esta cultura política callejera. Rompiendo con la tradición liberal del ciudadano que limita su intervención política a las estructuras tradicionales (se llamen elecciones, poderes del Estado o instituciones diversas) o a manifestarse dentro de su espacio geográfico de pertenencia (casualmente, mañana los ruralistas y sus laderos van a Palermo), los sectores populares son herejes. En palabras de Daniel James: “Algo de ese significado social herético se tornó patente en la vasta movilización de la clase trabajadora que se extendió desde el 17 de octubre de 1945 hasta el triunfo electoral peronista de febrero de 1946. Un aspecto importante de esa subversión se relacionó con el sitio donde se expresaba tal conducta, es decir, con criterios tácitos de jerarquía espacial. Al desplazarse las multitudes irreverentes desde los suburbios obreros que bordeaban la Capital Federal, o al cruzar los puentes del Riachuelo desde Avellaneda y otros puntos situados al Sur, para concentrarse en la zona céntrica y la Plaza de mayo frente a la Casa de Gobierno, se violaron esos criterios. El comportamiento de los trabajadores al atravesar los suburbios más ricos agravó la blasfemia implícita en tal violación. Sus canciones fueron cada vez más insultantes para los adinerados, la “gente decente” de la sociedad porteña, a la cual ridiculizaban. Uno de los muchos estribillos dirigidos a los estupefactos espectadores que, desde sus balcones de Barrio Norte, observaban la aparición de la “Argentina invisible”, decía así: “Salite de la esquina oligarca loco, tu madre no te quiere y Perón tampoco”. (Resistencia e integración. El peronismo y la clase trabajadora argentina 1946-1976)
Esa tradición popular es honrada por Néstor Kirchner, que tuvo otro gesto herético al darse una vuelta por Plaza de Mayo la noche del 14 de junio. Es honrada por Guillermo Moreno cuando se mete en un acto y canta “Gorila puto vas a pagar las retenciones del gobierno popular”, para horror del periodismo que representa a la “gente decente”. Porque para hacer política no basta con ganar las elecciones, también hay que ganar la calle y poblarla de símbolos. Porque cuando la calle está vacía, las paredes limpias y el aire sin cantos ni bombos, significa algo: que ganaron los malos.

domingo, 13 de julio de 2008

Volvió la política!

Dicen que la Historia es ambigua. Los hechos se suceden, y ésa es la verdad. Ocurrieron. Lo que hacemos después es discutirlos, darles forma, armar un relato. Lo que ha pasado desde marzo hasta aquí con el conflicto con los ruralistas puede ser leído en clave trágica, en clave épica, en clave humorística. Pero por otro lado ha tenido varias virtudes. Puso al Gobierno en la necesidad de definirse con claridad en la cuestión de la distribución de la riqueza, el destino de los recursos del Estado, y en cierta medida, de dar algunos lineamientos de cómo sería la Argentina a la cual se aspira. El conflicto ha resultado un terremoto político.
La otra virtud
Desde hace tiempos tratábamos de terciar en la discusión sobre las semillas transgénicas. Esta discusión tenía dos polos de argumentación: el de las grandes empresas, justificando todo en nombre del Progreso y la Riqueza; y el de los grupos ambientalistas, que básicamente discutían que se usaran "semillas Frankenstein", y de si había que identificar un producto alimenticio preparado con productos transgénicos. Pocos se acordaban de que existía el concepto de Desarrollo Nacional o el peligro del monocultivo, y la tara del latifundio. Una discusión posmoderna.

Al final, la realidad es persistente, decía el Genio alemán. Cuando el gobierno trató de modificar un poquito el orden de las cosas, saltó por los aires la "paz" en el campo. Ahí supimos que existía una burguesía agraria dispuesta a todo o casi, pequeños agricultores desplazados y robados por las grandes empresas, destrucción de la estructura productiva tradicional, pueblos muertos, gorilas vivos, peones explotados. Y que el Gobierno tenía que hacer algo. Hacer política. Y vemos que esta política, para ser popular, necesita plantear el conflicto con claridad. Y plantear los objetivos con claridad también.

La vuelta de la Política
Ahí volvió la política a esta discusión del Medio Ambiente. Y que es una discusión que importa a todos, porque en esta discusión se define el País: una Patria para todos, o una para la Gente Como Uno.

Y aquí vuelve a ser claro: el problema no era Riqueza vs semillas Frankenstein, sino el viejo problema del latifundio, el monocultivo, la protección de los campesinos pobres, el Estatuto del Peón, la comida del Pueblo argentino. Un producto de la ciencia, como lo es una semilla transgénica, puede ser una maldición o una bendición para la Humanidad. El fiel de la balanza lo pone la política.

miércoles, 9 de julio de 2008

Pro scientia et patria

. y yo siempre tuvimos en claro que no queríamos hacer un blog de arte. Al menos no exclusivamente. A pesar de que ambas provenimos de carreras artísticas, nuestras prácticas e intereses no se circunscriben a los problemas de ese ámbito. Por eso hoy le damos la bienvenida a Vincent Vega, que nos aportará su punto de vista en la discusión de la política, la universidad y el desarrollo científico y tecnológico en Argentina y America Latina.

sábado, 5 de julio de 2008

Una cosa que empieza con p


En celebración por el resultado de hoy en Diputados, esta imagen rescatada de una pared platense.


lunes, 30 de junio de 2008

Una historia de violencia


Decir que hay violencia en la obra de Carlos Alonso no es ninguna novedad. Los indios y soldados empuñando lanzas, fusiles y cuchillos en “La guerra al malón”, las vacas y los hombres y mujeres colgados de ganchos de carnicería en la serie “Hay que comer”, la sangre y las cuchillas y la carne en “El matadero”, son referencias ineludibles. Pero hay otra clase de violencia en la obra de Alonso, menos evidente. Y que late en el modo de pintar al campo. Cielos calmos, pero cargados de tormenta. Llanuras amplias que son el escenario de las grandes tragedias. Dice Rocambole (otro gran artista argentino que ha dibujado otras violencias) que cuando una persona aprende a dibujar, sabe ver cosas que los demás no ven. Para representar hay que registrar para sí detalles, anuncios sutiles de lo que las formas esconden.
En el campo que pinta Carlos Alonso el paisaje, los hombres y hasta las vacas son violentos. No hay paz en ese campo.

domingo, 29 de junio de 2008

Un clásico


Estaba Leopoldo Jacinto Luque. Estaba René Houseman. Estaba el Tata Brown. Estaba Daniel Viglietti.


El partido por los 30 años del mundial `78 tuvo poco de nostalgia y algo de justicia poética. Determinados lugares físicos en determinadas fechas tienen el poder de condensar tiempos y espacios distantes. Yo, que no estuve ahí hace 30 años pude ver las tribunas llenas de ausencias. No hablo de la ausencia forzosa y evidente de los desaparecidos (se había dejado vacía una cabecera para reflejar eso), sino de la de los que fueron a ver Argentina-Holanda en el ´78. Pensé en ellos. ¿Qué pasa cuando un hecho colectivo adquiere con el paso del tiempo un significado diferente del que tuvo originalmente para quienes lo vivieron? Tal vez no sea muy diferente para los familiares de desaparecidos, o para los perseguidos políticos, aunque este aniversario haya tenido un sentido reivindicatorio. Tampoco es diferente para quienes pensaron el mundial como instancia de propaganda de la dictadura. Pero ¿es diferente para otros? Lo es para Luque, para Houseman, para Villa. Porque ellos estuvieron este domingo, y con el gesto de ponerse los cortos y correr tras la pelota recuperaron algo de eso que tiene el fútbol de poética, de posibilidad, de ruptura con el estereotipo.


Y además tocó Viglietti. Un clásico. Porque algunas canciones duran más de 30 años.





video